ir arriba ir arriba estoy aquí porque he llegado: Un día triste
Aquellos que sacrifican una libertad imprescindible para conseguir una seguridad temporal no merecen ni libertad ni seguridad - Benjamín Franklin

domingo, 21 de octubre de 2007

Un día triste


Hoy para mi y para miles y miles de personas, oyentes del programa La Rosa de los vientos (los rosaventeros) es un dia muy triste. Ayer, sábado 20, fallecía en Madrid Juan Antonio Cebrián Zúñiga a causa de un repentino ataque al corazón. Este albaceteño, nacido hace 41 años era periodista, director y presentador del citado programa de la cadena Onda Cero siendo su franja las madrugadas de los sábados y domingos. Allí nos reuniamos miles y miles de incondicionales para escucharle, entender, aprender... todo tenía cabida en este programa en el cual la estrella indiscutible era el propio Cebrián, el cual contaba con sus colaboradores habituales, Bruno Cardeñosa (siendo este el que llevaba el programa en su edición de verano), Carlos Canales y Jesús Callejo; estes cuatro hombres juntos hacian un espacio dentro del programa que se llamaba La Tertulia de las 4 C; contaba con otras secciones como Pasajes de la historia, en el cual, Cebrián relataba momentos precisos de la historia, pero que lo hacia de una forma en la cual tu vivias ese momento, Versus, relatado tambien por Cebrián y en el cual se relataba el enfrentamiento de dos personajes historicos, Materia reservada, seccion a cargo de Fernando Rueda en la cual se desgranaban cuestiones geopoliticas y espionaje, Comics, a cargo del salmantino Raul Shogun, DJ Martin, sección musical conducida por Martín Exposito y alguna sección más que se me queda en el tintero. Todo ello daba a unos momentos los cuales yo recuerdo como extraordinarios, que me han acompañado muchisimas veces y que seguramente lo harán en tiempos venideros, pero que sin la voz, sin la personalidad de la momia de Amenofis IV (título como se le conocia a Cebrián), ya no será lo mismo. Mientras estaba escribiendo esto, he pasado de la consternación a la pena y luego a la ¿rabia?, si, rabia por que pienso que gente que nos complica el día a día con sus estupideces, sus delirios y sus atropellos no tienen ni un susto y gente maravillosa y que nos alegra un poco este valle de lágrimas que es la vida, se va como un suspiro. Es la vida, pero no es justo. Para nada.
Este tema esta realizado con pena, con mucha pena por la perdida de una persona a la cual no conocía personalmente, pero que me ha acompañado muchisimos momentos, que me ha enseñado muchisimas cosas y que me resulta muy dificil despedirme de él. Se dice que nadie muere realmente mientras alguien se acuerde de el. Por ese motivo para mi, Juan Antonio Cebrián, será inmortal.

¡FUERZA Y HONOR!


4 comentarios:

SENOVILLA dijo...

http://senovilla-pensamientos.blogspot.com/
Otro granito más de arena a este homenaje que todos los rasaventeros estamos haciendo al más grande.
FUERZA Y HONOR

Laura dijo...

la verdad que es una pena que haya fallecido tan joven, era único..
me uno a tu tristeza.

m.a.g.paredes dijo...

Inolvidable Cebrián:
Ahora que ya descansas en Paz, eres conocedor de los secretos que tanto te inquietaban y que con tu Amor nos transmitías, Irreemplazable, ven a visitárme cuando quieras. Para el resto de nosotros, para tu familia, no hay palabras que puedan dar consuelo, ni ánimos para aliviar nuestra ni tu pérdida. Al entrar a través de cualquier medio en nuestras casas, trabajo, en definitiva... en nuestras vidas, eres también parte de nuestras familias. Sé que lo harás, pero no puedo omitir decírlo, cuida de tus seres amados. Un abrazo.

Marco Aurelio dijo...

Si es verdad, con tanto inutil sopla gaitas que se arrastra por el planeta, la muerte ha tenido que llevarse a un ser humano

"No le temo a los computadores, sino a la falta de ellos" (Isaac Asimov, escritor ruso-estadounidense)